Montando en el potro del placer {1}

Para esta chica no hay ningún otro juguete sexual que le guste tanto como este, no lo cambia por ninguna polla humana. Cuando está calentita se desnuda, se abre de piernas y se sienta suavemente sobre esta polla de plástico que está incrustada en este asiento, aprieta el botón del mando y lo pone a su gusto. Primero en una velocidad suave y de forma giratoria, después según se aproxima al orgasmo a toda velocidad y cambiando de postura para correrse en el momento preciso. Una gozada de aparato, y sin gatillazo posible!!